martes, 10 de abril de 2007

DESPLAZAMIENTO CORPORAL




¿como comprender las relaciones que existen entre el cuerpo en desplazamiento y los configurantes que acogen, soportan o inducen a que se produzca dicha acción móvil?

Para comenzar a estudiar las relaciones existentes entre el cuerpo y el espacio donde este se moviliza comenzaremos primero que nada realizando una serie de ejercicios experenciales para que a través de una vivencia concreta se pueda intuitivamente nombrar dichas relaciones a la manera de una descripción explicativa. Volveremos a realizar la acción de desplazarnos corporalmente ,esta vez de manera conciente, por diversos soportes y suelos, naturales o artificiales tratando de explicitar con el lenguaje las relaciones que se verifiquen en la experiencia entre cualidades de la acción y cualidades del soporte o suelo donde dicha acción se ejecuta.
Tales experiencias quedaran entendidas como método empírico de análisis, donde la verificación concreta y continua permitirá acercarse a la comprensión de un lenguaje que explica (intuitivamente, por parte del estudiante) el fenómeno del acto arquitectónico, entendido este ultimo como la relación intrínseca entre la vida del individuo y el objeto arquitectónico que soporta a dicha vida. Tal relación será declarada, discutida y verificada en cada ejercitación hasta que el consenso de cada grupo de alumnos/as pueda llevar a ellos/as a proponer intervenciones elementales en aquellos suelos naturales y artificiales en donde se experimentará el acto de caminar o desplazarse corporalmente sobre él.

3 comentarios:

Krran (Braulio) dijo...

weno weno
primero en dejar comentarioo
es bueno que a travez de experiencias se pueda apreciar las caracteristicas que tal vez nunca fueron pensadas y que inducian a cada persona a realizar cierta accion =P

María José Aedo dijo...

Si había visitado el blog, pero no había escrito comentario. Vivencias que enriquecen, pero que en lo personal me cuesta expresar. Se ve fácil pero no lo es.
Sólo digo que mi lucha continúa hasta el fin, y no me dejaré vencer.

Anónimo dijo...

Es un asco